Matando moscas con el rabo

Entradas etiquetadas como “corazón

A NoRA:


Hoy fue un día muy duro. Uno en el que nos demostraste una vez más que hay que luchar y no rendirse jamás. Tan pequeña y aparentemente frágil. Fuiste tu quien nos dio fuerzas para pensar en positivo, creer en tí, en tus ganas de vivir. Una campeona que resiste oleajes y tempestades capaces de derribar a un gigante, pero no a ti. A ti no. Nos hiciste ver a todos que hay que creer. Mantener la esperanza, mostrar entereza cuando crees que estás cayendo en un abismo tan profundo y negro, que asusta con tan solo asomar la cabeza para echar una mirada.

Te despertaron temprano, sobre las siete, en aquel hospital que tan poco te gustaba, pero tan bien te trataban. Tu habitación era tu rincón. Decorado a tu gusto. Todos te visitábamos allí y vimos como te hinchabas de migas con “de tó” de la Tita Antonia, hasta que no te reconocías ni tu en el espejo. Como siempre tu vitalidad, tu fuerza y sonrisa, nos animaba a los demás. Por supuesto, tus padres también nos transmitían esa seguridad y tranquilidad. Te conocen bien. Saben que eres una luchadora nata. Los demás no podíamos caer en depresión, pues nada había por lo que llorar.

Llegué de trabajar el turno nocturno del hotel en el que trabajaba por aquel entonces, tras llenar el tanque del Corsa, de gasoil y comprar un paquete de tabaco. Un mal vicio, nunca lo empieces. Allí estabas en mitad del pasillo de la tercera planta, tomada de los brazos de tu padre al que no querías soltar y del que la noche anterior, nada querías saber. Se ponía celoso de mamá, que no te quitaba ojo. Ahí estaba también el Tito Fini y la Tita Antonia, haciendote reír como siempre han hecho.

Esperando estabamos ya, al médico que venía a por tí. Te habían hecho ponerte ese pijama tan feo. Si, ese al que tenías una manía increíble. Preferías ponerte el tuyo propio el resto de los días, pero ese justamente, sabías que era un día distinto. Venían a por tí. Al rato te llevaron a la segunda planta, donde estaba el quirófano, con papá y mamá. Pronto te sedaron para poder curarte ese maldito tumor de la cabeza. Eran ya casi las nueve de la mañana.

El alma en vilo. Una eterna espera. Minutos convertidos en horas, pero todos positivos. El resto de familia y amigos fueron llegando. Ahí estábamos todos para apoyarte, para sentirte cerca. Para que tu nos sintieras. Unidos.

Eramos como gitanos ocupando casi toda la planta de ese pasillo, que siempre van todos a una, en defensa de los suyos. Cada vez que una camilla pasaba empujada por enfermeros, dejábamos paso y parecía como si el mismísmo Mar Rojo se volviese a abrir. La información sobre tu estado nos llegaba en cuentagotas, pero llenas de esperanza.

El Tito Willy, la Jenny, Susana, tus abuelitas, tu tita Eva, la Tata Sandra, el tito Miguel, la tita Maruja, Katia, el Pinky, el Juan, Finillo, Willillo, Macarena, Mariloli, Paqui, Rocío y una veintena de personas más (me dejo nombres en el tintero) formábamos una marabunta. Por tí, solo por tí. Todos queríamos estar ahí contigo. Tu familia, tus amigos. Quienes no podían ir por estar trabajando, tu hermana Marta y el Kisko en el cole y los peques en la guardería: Iker, Marquiños y tu pequeña Ariadna, entre otros. Todos pensaban en tí, enviando energías positivas por el ultracosmos.

Eventos y conversaciones sucedían durante la espera. Donaciones de sangre y plaquetas a cambio de un buffet libre de bollería, agua y zumos. Que si un café, dos, tres, una tapita con su cerveza. Veinte cigarrillos, diálogos sobre la crisis que asolaba España en aquel momento, las grandes y deformes tetas de silicona, el robo de pañales en la guardería…pero el tema central:Tú, Nora. Tu ocupabas la mente de todos.Vodafone me daba el coñazo con sus llamadas para que no cambiase de compañía, me regalaban un móvil y una oferta mejor…pero lo hicieron siete veces seguidas y poco me faltó para mandarlos a la mismísma gran M.

Las 15:15hrs aproximadamente y el médico abrió las puertas de quirófano con buenas noticias. Ya todo había acabado. Un éxito, decía. Estabas bien y corrimos a verte. Tu con tus dos trencitas, sedada, tumbada en la camilla; gritaste con tu dulce vocecilla: Mami, Mami! Todas nuestras preocupaciones se disolvieron, pues te vimos perfecta, mejor que la vez anterior. La alegría nos invadió y nos rendimos al llanto de la felicidad embaucada por tu bienestar. Todo irá bien, todo irá mejor, porque tu eres perseverante, cabezona e inteligente. Una fortaleza tal que nos hace rendirnos ante tus pies, princesa. Con cuatro añitos y dandonos lecciones a nosotros. ¡Te quiero!

No sé si existe Dios, pero los ángeles si estaban ahí cuidandote. De eso estoy seguro. Tu abuelo Paco y la abuelita de tu mami estaban contigo en esa sala de operaciones. Vigilaban cada movimiento y te cuidaban como siempre han hecho, aunque no los hayas podido conocer en persona.

Estaba de moda una red social llamada Facebook, que ahora cuando leas, quizás resulte arcana. Sus muros se llenaron de mensajes de apoyo hacia tí, tanto antes como después de la intervención. Te pondré dos ejemplos: los de tu tata y los de tu mami.

* ANTES: EL TIEMPO PARA MAÑANA BUENO PARA HOY:
Amanecera el dia gris, pasadas unas horas lloveran chuzos de punta sobre el medio dia se ira despejando y llegando la tarde aparecera un lindo arco iris para darle paso al sol mas lindo nunca visto en almeria…….
Y ahi estaremos nosotros para apartar la nube gris, nadar lo que haga falta en la riada para poder disfrutar del sol maravilloso que nos brindara la vida…..
MI NIÑA ESTAMOS CONTIGO….ASI QUE A LIBRAR ESTA BATALLA…..TE KIEROOOOOOOOOO COÑETE

DESPUÉS: Asomaros a la ventana k el sol de hoy no lo vereis nunca masl…como el de hoy no, podreis ver otro parecido pero igual no….GRACIAS TE KIERO COÑETE UNA VEZ MAS NOS HAS DEMOTRADO LO FUERTE VALIENTE Y LO GRANDE QUE ERES

*Hoy me ha llamado la felicidad, ¿y sabeis k me ha dixo?
Pues me ha dixo k hoy a mi lado ella se ha cambiado el nombre por el de tristeza……JAJAJJAAJAJ Y A MI ME ENCANTA SER MAS FELIZ QUE ELLA JAJAJJAJAJA lo siento por ella pero ya tocaba estar feliz…..TE KIERO COÑETEEE

* ANTES: Por si dios tiene facebook kitame la manica del cuello y pontela tu en el corazon ayudala un pokito mañana y si no tiene facebook y alguno tiene mano con el ke se lo diga jajajaj

* DESPUÉS: Muchas gracias a todos ……al final parece ke dios si tenia facebook jajajajj…. Aguanta un pokito mas la mano en el corazon …

No tengo más que decir que: “Óle tu papo!” Te quiero, te adoro, mi niña y que me gustaría dedicar esta carta a esos padres que tienes: Luis e Irina…nos quitamos el sombrero por ellos. Su valentía y fuerza nos emocionaron tanto que no podíamos permitirnos el lujo de llorar. Te quieren más que a su propia vida, nunca lo olvides, corazón.

Un besaco muy gordo, guapa!

Te dejo con una canción que el Willillo te dedicó.

Anuncios