Matando moscas con el rabo

“Follow Sofi”

 

Efrén estaba absorto al volante y conduciendo por una de las desérticas carreteras de Fuerteventura. El amanecer acababa de mostrarse no hacía mucho y su prima Sofía que estaba de copiloto se puso a echar fotos con el móvil a todo y Efrén salió de su ensimismamiento a golpe de flash.
– ¿Qué haces?¡Uff! Ya tan temprano con las foticos.
Sofía sonrió y subió sus pies al asiento para apoyar el móvil en sus rodillas.
– Es lo que pasa cuando te pagan por tener un Instagram tan chulo como el mío. ¿Sabes que ya me han llamado de L’Oreal? Van a enviarme unos productos en exclusiva para hacer publi.
– ¿Y esa es la vida que quieres tener?
– De momento. Algunos viajes me pienso dar y así conozco mundo.
Efrén no se molestó en contestar. Su prima le parecía tan básica, tan hippy y tan poco responsable que prefirió ahorrarse unos mililitros de saliva.
Justo en ese momento viró hacia la derecha cogiendo la salida en busca de ese pequeño hotel abandonado.

Unos metros más y llegaron a su destino. Dos edificios hexagonales blancos y verdes llenos de grafitis y rayajos que se suponían ser firmas.
Sofía no dudó un instante en abrir la puerta y salir. Efrén se tomó unos minutos más en ponerse a su lado.
– Joder…es una pasada- dijo ella mientras capturaba otra imagen- Me van a seguir miles de usuarios más con fotos de este lugar. ¡Qué siniestro!¿Verdad? Espero que las leyendas de desapariciones sean mentiras.
– Eeee, pues si. Ya que lo comentas, no me habías dicho nada del mal rollo que daba. Yo paso de entrar. Te espero aquí fuera y me echo un cigarrillo mientras.
Sofía puso los ojos en blanco y miró nuevamente su cajita tecnológica.
– ¡Vaya! Aquí al lado de la costa no tengo wifi ni datos. Bueno, entraré, echo más fotos chulas con los zapatos que llevo en la mochila y salgo.
– Tu sólo procura no tardar mucho.
– Vale, “cagado”. No te preocupes.
Efrén se encendió el cigarro y Sofía se adentró en ese hotel que carecía de puertas.

Pasaron 40 minutos y su prima no daba señales. Comenzó a llamarla sin obtener respuesta y decidió avanzar y adentrarse en aquel edificio.
Todo estaba lleno de basura, pintadas y muros reventados a martillazos. Ropas andrajosas y algún que otro gato muerto.
-¡Sofía!
Nada. Absolutamente nada. Sólo el leve viento del exterior y sus propias pisadas retumbaban en su mente.
Se adentró más, pero ninguna de sus llamadas recibía respuesta. Avanzó por lo que en su día fueran la Discoteca, el Buffet, el escenario de los Shows de Animación y entonces lo vio.

Su cuerpo quedó paralizado y sus ojos se desorbitaron de sobremanera.
Ahí estaba, ante él, el brazo de su prima Sofía que aún estaba extendiendo un buen surco de sangre. Un golpe resonó en el techo, unos pasos a sus espaldas, pisadas a ambos lados…ante él apareció una señora sucia, descuidada y que sonreía con una dentadura podrida. Estaba rodeado. No consiguió moverse y los cinco okupas se abalanzaron hacia él. No pudo ni gritar. Sólo temblar.
– Teníamos hambre. Gracias por venir.
Fin

Escrito por Luis M. Sabio durante un Taller de escritura de Relatos de Terror en Fuerteventura impartido por Daniel Bernal.  08/06/19.

Pd. Tuvimos 13 minutos para crear un relato. Ésto es lo que me salió.
……..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s