Matando moscas con el rabo

REPLICANTE: PARTE 9

” ¿Puedo ofrecerte un consejo? Lo que te he dicho aquí respecto a la conspiración entre los de arriba y los de abajo tal vez deberías guardártelo para ti. Sus agentes están por todas partes y estoy seguro de que sus medios para rastrear a los herejes y a los impíos son más poderosos que nunca. Es más prudente que no cuentes a nadie lo que sabes, confía en mí. O, si no confías en mí, al menos confía en tu instinto. Ve con cuidado por los lugares oscuros y no te fíes de nadie que te prometa el perdón del Señor o un lugar asegurado en el Paraíso.”

Extracto del libro “Demonio de Libro” de Clive Barker.

UN LUGAR ESPECIAL.

Sandra y Dani ya se estaban agobiando de tantos tumbos que daban con aquella esfera voladora. No conseguían ver nada en concreto por culpa de la velocidad que llevaban, así que cada uno pensaba en sus asuntos y apenas hablaban. Tampoco es que la esfera fuera una suite, pues el espacio era mínimo.La desesperación y el cansancio se denotaba en sus caras.

Dani se movió, llamando así la atención de Sandra, que no dejaba de observarle (¿Qué otra cosa podría hacer allí encerrada?) y este comenzó a palpar las ¨paredes” cóncavas de la esfera. Cuando lo hizo en el lado derecho, una pequeña pantalla con teclas táctiles apareció como por arte de magia. Dani apartó la mano, pues no se lo esperaba para nada en absoluto. Bien fuera por curiosidad o aburrimiento, Sandra no pudo mantenerse callada.

– ¿Qué te crees que estás haciendo? Esa tía nos dijo que no tocaramos nada y vas tu y lo haces.- le regañó. Pero el no le hacía caso. Estaba más pendiente de las palabras que aparecían en esa pantalla.

– ¿PM? ¿Supreme? ¿Gea-Zero?¿Qué querrá decir todo esto?-se preguntaba en voz alta- ¿Extinción humana?

– Eso último si lo entiendo y no me gusta nada. Deja de tocar eso, que la vas a liar y nos meterás en más problemas. Es lo último que necesitamos ahora.

Dani hizo caso omiso y pulsó sobre la opción PM. Se arrepintió de hacerlo, pues la esfera se paró en seco (pudieron ver las nubes por un pequeño instante) y entonces fue cuando cayeron a una velocidad de vértigo. Sus gritos no iban a ningún sitio, pero sentían que ya todo estaba perdido, que su muerte era inminente y cerraron los ojos.

Por suerte, la bola se detuvo a un palmo del suelo y se abrió, lentamente. Sandra se puso en pie y ayudó a Dani a levantarse, dejando que su hombro le sirviera de apoyo para poder mantener el equilibrio. Miraron a su alrededor. Estaban en medio de un poblado en un desierto, que les sonaba familiar. El calor típico del mediodía era terrible.

– ¿Dónde coño estamos?- preguntó Sandra.

– No estoy seguro, pero el caso es que creo que he estado aquí antes. ¿Es Tabernas? Creo que es un poblado de esos del oeste para los rodajes de cine. Lo que no entiendo es qué tiene que ver todo esto con el follón en el que estamos metidos. Robots del futuro, bolas voladoras, ahora esto. Creo que voy a volverme más loco de lo que ya estoy.- dijo Dani.

– Este sitio me da mala espina, escucha.

– No se oye nada.

– Pues eso.- le replicó Sandra.- Tengo un mal rollo en el cuerpo que no puedo con él.- Se dobló de pronto sobre sí misma y vomitó.- Joder, qué asco. No me había dado ni cuenta de la angustia que tenía. Haz algo rápido, que me quiero largar de aquí enseguida.- Este se sacó una pulsera del bolsillo y se la enseñó a Sandra

– ¿Qué es eso? ¿Una pulsera hippy? Déjate de tonterías y de bromas. El cachondo del grupo era Pablo. ¿Vas a ocupar ahora su lugar?

– No. Esta pulsera es la que puede controlar la esfera. Me la dio esa chica robot que nos salvó.

– Pues pulsa. ¿A qué esperas? Éste lugar me produce escalofríos.

Dani lo hizo y volvieron a estar cubiertos por la esfera. La pantalla seguía encendida y el se puso a investigar un poco. Tras dos minutos intensos, con Sandra respirando en su nuca, vio una opción clara. VOLVER A DESTINO ANTERIOR.

– ¡Genial!- exclamó Dani y pulsó.

La esfera volvió a despegar a una velocidad supersónica, desapareciendo aquel desierto de su vista en milésimas de segundos. Tras acurrucarse y quedarse dormidos un largo rato, la esfera se detuvo al mismo tiempo que se abría. Habían llegado a su destino y abrieron los ojos en mitad de lo que parecía una oficina acristalada. Ambos se pusieron en pie y Sandra ayudó a Dani para sentarse en una de esas sillas-puff con ruedas, que jamás había visto antes. Había pantallas de ordenador por doquier. Una mesa blanca alargada llena de trastos y una taza de café humeante en la otra punta. La luz azulada de la habitación les impactó muchísimo y se sintieron intimidados.

– ¿Esto que es? Parece una habitación futurista.- dijo Sandra, tocándose la barriga.

– Creo que es justamente eso.-contestó el.

Los dos se asustaron cuando de repente, al fondo, una puerta se abrió (desde arriba a abajo) y dejó pasar a una mujer bien entrada en la edad adulta. Traía una bandeja con una jarra de leche y pan. Dani se echó un poco hacia atrás con la cómoda silla, pero Sandra quedó también algo perpleja, mirándola boquiabierta. No era posible, si se parecía a…

– Aah!, hola.- dijo la mujer.- Os llevaba ya un tiempo esperando.- dejó la bandeja encima de la mesa, junto al café.- Estábais tardando demasiado y me he puesto a desayunar por cuarta vez.- Les dedicó una agradable sonrisa, pero los chicos no se fiaban de ella ni del lugar en el que se encontraban.

– ¿Dónde estamos y quién es usted?- preguntó Sandra.

– Relajaos. Poneos cómodos, que tenemos tiempo para conversar y muy poco para que lo asimiléis.

La mujer rodeó la mesa por el lado contrario en el que ellos estaban. No le quitaban el ojo de encima y vieron como la señora activó un botón en el lateral de la pared que tenía ella delante. Una especie de persiana se levantaba y dejaba pasar la luz solar de la mañana. Pero, ¿qué era aquello? Sandra se acercó para asomarse y Dani se arrastró con la silla para verlo más de cerca. Era Almería, desde luego, pero estaba destrozada. Edificios enteros derruidos y unos cubos gigantes plateados flotando en el aire. Era una imagen abstracta de la ciudad. Las carreteras estaban agrietadas y levantadas. Veían algunas figuras que salían volando de esos cubos. ¿Este es el futuro que nos espera? No podía ser posible, pensaron ambos.

– Bienvenidos al 2058. Me llamo María y tengo muchas cosas que contaros.- Los dos la miraron con inquietud y escepticismo. La señora que se había presentado como María, les dedicó una amplia sonrisa.- Creedme que os entiendo. Al principio a mí me costó aceptarlo, pero he visto y he aprendido muchas cosas durante este tiempo.

Sandra apoyó sus manos y su frente contra el gran ventanal, observando el futuro convertido en su presente. Parecía tan irreal, aún teniéndolo delante de sus propios ojos.

– ¿Qué son esos cubos que flotan?- preguntó.

– Son captadores de energía solar, que la transforman en Energía-V. Por decirlo de una manera que lo comprendas, es donde los robots se recargan la batería. Lo único que necesitan para seguir en funcionamiento.

– ¿Y dónde está la gente? No pasan coches ni nada. – preguntó Dani, mientras se ponía al lado de Sandra para observar aquello.- ¿Esto es…bueno, era el Centro Comercial Mediterráneo? Dios mío, no hay nada más que edificios destruidos y cubos flotantes.

– Los únicos humanos que existen, están ahora mismo en esta habitación. Es un laboratorio que pertenece a un droide llamado Leafar, pero también es mi taller. Este es el espacio en el que AX-7 me escondió, porque le dí pena o porque se apiadó de la raza humana. Os habréis dado cuenta de que AX-7 es un modelo creado a partir de mi persona, pero eso para mí, pasó hace muchos años.

– La humanidad extinguida…es inconcebible.- decía Sandra.- Siento que me estoy mareando un poco.- se dio la vuelta y se apoyó en la mesa tan alargada de color blanco. Miró a María con angustia.- ¿Tendrías un poco de agua?

No hizo falta que María la contestase, pues en la mesa, se abrió un hueco de donde se elevó una bandeja con un vaso y una jarra llena de agua. Sandra, perpleja, miró a la señora. Ésta reía.

– Esto forma parte del futuro. La mesa la diseñé a mi gusto.- Miró a Dani.- Por cierto, no he podido evitar fijarme en que te falta un pie, eso lo podría arreglar.- Dani frunció el cejo en su dirección.

– ¿Cómo? Si no habrá médicos. No hacen falta aquí.- y se tocó el muñón.

– Mientras esperamos a los demás, nos podemos poner a ello. Tendrás un pie biónico, pero eso es mejor que nada. Después seguiré contestando a vuestras preguntas.

Dani volvió su vista hacia Sandra y de nuevo a la mujer.

– Gracias, ¿de verdad podrías hacer eso? ¡Genial!

– Por supuesto que puedo. Ven conmigo y elegiremos el pie adecuado para tí.

Sandra vio como Dani se arrastraba con su silla tras María hasta la habitación del fondo. Suponía que era el taller que había mencionado, pero su instinto de mujer le decía que había algo extraño en su nueva protectora y no se fiaba ni un pelo. Además, su dolor de estómago había aumentado y unido a una jaqueca horrible. Buscó con la mirada por todos lados y junto a ella encontró una papelera. Volvió a vomitar allí mismo, sólo bilis, pues nada de lo que había comido las últimas horas quedaba en ella.

UNA LUCHA ROBÓTICA.

Joaquín estaba desolado. Su novia había desaparecido ante sus ojos y no sabía cuando ni dónde podría volver a verla. La noche estaba siendo la más oscura y larga de su existencia. En aquel momento era el único pensamiento que ocupaba su mente, pero AX-7 tenía que hacerle volver al mundo real. La pesadilla real que estaba viviendo en aquel bosque.

En el bosque, las pisadas de aquel árbol viviente de gran boca negra y sin ojos, se acercaban cada vez más. No había más tiempo para darle vueltas a los sentimientos. Más que nada, se trataba de vivir o morir.

– Joaquín, tienes que subir a ese árbol inmediatamente- le ordenó AX-7, a la vez que comprobaba la recámara de su arma. Estaba cargada de suficiente Energía- V y lista para ser usada. Ella también estaba preparada.

– ¿A ese árbol? ¡Buf!-  Dijo Joaquín, pero al ver que AX-7 no le prestaba atención, se dispuso a subir a ese árbol tan alto. No le apetecía volver a caer en las ramas del otro árbol. Instinto de supervivencia lo suelen llamar.

Cuando ya se encontró a una altura considerable; unos tres metros, se sentó en una de las ramas más gruesas. Esperaba que desde allí aquella criatura no le viera. Si eso sucedía, podría despedirse de este mundo y de la posiblidad de poder volver a ver a Sandra. Observó la figura de     AX-7, apenas visible desde allí arriba, pero conseguía verla de espaldas, lista para el ataque de defensa. Su cabello ondeó con la leve brisa, la cual se disipó en cuanto aquella cosa se apareció ante ella derribando árboles a su paso.

Permaneció quieta. Esperaba que su oponente la atacara primero. A Joaquín se le heló la sangre. Deseaba gritarle que a qué esperaba, pero esa acción delataría su posición y  eso no resultaba ser una buena opción.

Ese árbol tan enorme abrió sus fauces y arrojó su lengua afilada contra AX-7 cual látigo, pero esta la esquivó con una simple voltereta hacia atrás y disparando contra la bestia. Unas cuantas ramas y hojas se separaron del resto. Unas se convertían en luciérnagas verdosas y brillantes que salían volando, otras se apagaban cayendo al suelo.

Aquello debió de enojar al ser de sobremanera, pues comenzó a rugir y a lanzar sus largas ramas elásticas contra ella como si hubiese enloquecido, peroella  las esquivaba todas con unos saltos impresionantes. Imposibles en un ser humano. Además, por cada golpe fallido, ella aprovechaba para arrancarle  dos o tres ramas más. Parecía un circo de luces verdes volando por todas partes. En uno de esos saltos, se subió hasta la copa, se agarró a ella y empezó a dar vueltas horizontales como una gimnasta, pero a una velocidad demencial. La retorció y arrancó de cuajo, con la diferencia que no eran astillas lo que desprendía. Ella aterrizó de pie sin problemas. Su calma era absoluta.

La bestia golpeaba con todas sus fuerzas, pero ella era demasiado rápida. Volvió a escupir su afilada lengua y AX-7 la cogió, sin cortarse, con las dos manos. El arma se la había enfundado al muslo derecho. Con la lengua en su poder, corrió alrededor del maldito árbol tantas veces, que a este, no le dió tiempo para reaccionar. Quedó atrapado por su propia extensión bucal.

Los rugidos se volvieron más guturales, pero AX-7 no dejaba de rodearlo dando vueltas también por arriba y abajo. Finalmente salió corriendo en dirección a Joaquín tirando aún más fuerte de esa lengua. Ésto hizo que la lengua se aprisonara más contra varios puntos del tronco del monstruo, como si su lengua fuese una boa constrictora. El último tirón hizo que la bestia quedara cortada en tronquitos. Desde luego que habría sido un buen método de enseñanza a un futuro leñador. Rápido e indoloro, por decirlo de alguna forma.

– Chúpate esa, hijo de puta.- dijo Joaquín.

Los pedacitos caían aún, convirtiendose algunas en luciérnagas brillantes, cuando AX-7 se dio la vuelta para volver con el humano , vio como muchas de esas luces se arremolinaban ante ella tomando forma. Una forma humana, hasta convertirse en una copia exacta de Erika con su simpático abrigo fucsia, abotonada de “Smileys”. Ésta miró hacia AX-7 dedicando una malévola sonrisa.

No esperó esta vez y  disparó a la enemiga. La nueva Erika extendió su mano a tiempo para crear una barrera invisible. Un escudo para repeler el láser-V.  AX-7 tuvo incluso que agacharse y tirarse por el suelo para no ser alcanzada por sus propios tiros que le estaban siendo devueltos.

“Erika” corrió hacia el árbol donde estaba subido Joaquín y cuando se encontró a escasos metros del mismo, expulsó su lengua talándolo desde la base. El árbol comenzó a inclinarse y se dejó llevar por la ley de la gravedad, Joaquín gritó. Antes de caer al suelo, saltó y cayó rodando. Los golpes le provocaron dolores en las piernas y el costado, pero al menos estaba bien. Con las mismas, se puso en pie y corrió, desapareciendo en la oscuridad y de la vista de AX-7, que se dispuso a atacar a la androide que perseguía a Joaquín.

Al llegar hasta ella, la nueva Erika la sorprendió. Estando de espaldas,  su pierna se dobló hacia atrás, totalmente recta y le dio una patada en los bajos que la lanzó bien lejos. Justo al golpear el suelo, la otra pegó un salto tremendo y quedó encima de ella, agarrando a AX-7 por los brazos. Dejó salir su lengua viperina para atacar su cabeza, pero sus reflejos eran un don que le venían de fábrica y esos lenguetazos punzantes fueron esquivados tres o cuatro veces seguidas. AX-7 le propinó un cabezazo en toda la cara de la otra, la dejó aturdida por la sorpresa por un segundo. Segundo que ella aprovechó para trincarla de los pelos y volearla, cual muñequita, cinco metros más allá. “Erika” fué chocando con varios árboles que iba derribando a su paso, pero nada mas tocar el suelo, volvió al ataque contra AX-7 que también estaba yendo ya a por ella a la carrera.

Cuando se alcanzaron, no dejaban de propinarse puñetazos. AX-7 dio un salto impresionante por encima de los árboles más altos. Pero eso no detuvo a “Erika”, que voló hacia ella y siguió con los puñetazos, atacando de nuevo con su lengua afilada. El puño de AX-7 se incrustó en la cabeza de la otra, chapándola un poco en esa zona. Le sacó un ojo, pero aquello no parecía amedrentarla ni un ápice. Ambas alcanzaron el suelo nuevamente y cuando volvió su vista hacia su contrincante (tan mona ella con su abrigo fucsia), vio que de nuevo tenía su ojo y su cabeza bien formada. Ahora su sonrisa y sus ojos se iluminaron de un verde brillante.

– Mierda de nanobots. ¡Acabaré con vosotros, maldita sea!- le gritó a su rival. Desenfundó su extraña arma de color blanco con rayas verdes fluorescentes. Al mismo tiempo, “Erika” dejó salir su lengua y con ella rodeó el brazo de AX-7 que llevaba el arma. Sus reflejos le fallaron esta vez, pero no lo suficiente, se cambió el arma de mano y disparó un rayo de luz tan potente que provocaba incluso espirales luminosas hasta llegar a su agresora. Pero antes de ser alcanzada, “Erika” apretó y tiró bien fuerte con su lengua, consiguiendo arrancarle el brazo de cuajo.

La brillante sonrisa de “Erika” se desintegró junto al resto de su cuerpo, convirtiendose en pequeñas luciérnagas brillosas que se apagaban, fué como una explosión de su cuerpo. AX-7 se miró su brazo cercenado, por donde asomaban unos cablecillos que echaban chispas y apuntaba hacia el lugar donde antes estaba esa bicharraca mala. Abandonó su brazo y fue en busca de Joaquín, pero unos sonidos extraños que provenían a sus espaldas la hicieron detenerse para ponerse a cubierto.

El arma ya no la guardaba, la sostenía con su mano izquierda, la única que le quedaba de momento y quedó agazapada, observando lo que se creaba ante ella. No sabía en que se convertirían todas aquellas pequeñas luciérnagas que se unían, convergiendo en el aire, pero iba a ser algo enorme y tratándose de nanobots, seguro que monstruoso. No se equivocaba en absoluto. Una bestia de casi cinco metros de altura. Cabeza grande con unos dientes como cuchillos. Una fila de ojos grandes y verdes fluorescentes que podrían observar 360º a su alrededor. Tenía dos brazos con unas tremendas garras, siete piernas con forma de raíces que se clavaban en la tierra y salían de un cuerpo deforme, mezcla de madera y musgo. La espalda, además de tener cientos de orejas de conejos, era peluda, del color del cabello de Erika (su cabeza inerte colgaba del lado derecho del cuello), al igual que su barbilla. Por si faltaba poco, aquella criatura comenzó a rugir y sacó, dejando ver, su triple lengua afilada y gigante. Sería difícil acabar con esa monstruosa mezcla nanobótica (de árboles, conejos y Erika) sin la ayuda que esperaba, pero AX-7 miró su brazo ausente, empuñó el arma y salió en su busca.

– ¡Ey, Arbericon! -así fue como llamó al monstruo- ¡Estoy aquí! ¡Ven si te atreves!

El Arbericon dirigió cinco de sus ojos hacia ella y atacó con sus tres lenguas afiladas. El primer disparo de AX-7 le arrancó dos de ellas, pero enseguida volvieron a formarse. AX-7 estaba más segura que nunca que necesitaría el arma secreta que le encomendó traer a AX-8. Ella sola no tendría posibilidades y ahí lo vio más claro, pero lucharía hasta el final dando lo mejor de sí misma. Se lanzó hacia el Arbericon dando un gran salto y disparando a la vez. La bestia esquivó esos tiros e intentó atraparla hundiendo sus piernas-raíces bajo tierra y atacándola desde atrás y de frente. Las raíces eran tan elásticas como sus lenguas, con una increíble fuerza, la agarró con una de ellas, pero se zafó arrancando la raíz que la había sorprendido desde atrás. También intentó aplastarla con sus enormes zarpas con garras delanteras, pero con una voltereta hacia atrás, justo a tiempo consiguió eludirlas.

AX-7 se incorporó y algo detrás del Arbericon llamó su atención. Si fuese humana, diría que se trataba de una expresión entre alegría y esperanza. Era un vórtice que se estaba formando y abriendo para ejecutar su plan, al que había bautizado como MARI-AX.  Su compañero AX-8 había llegado con su invitada especial y ahora era el momento en el que había que darlo todo. El combate no había hecho más que empezar…

Joaquín corría exhausto a través de la oscuridad del bosque y sentía como algo le perseguía, pero las pocas veces que volvía la vista atrás, para no estamparse contra algún árbol (ni tropezarse con obstáculos indeseados), no conseguía ver de que se trataba.Tampoco es que quisiera descubrirlo. De pronto, se encontró delante de un río que debía de atravesar. El Horcajo no es que fuera un río inmenso, pero le pareció una putada muy grande, pues no se fiaba ni del agua ya. Tras de sí escuchó unos ruídos y al volver la vista, vio a la luz de la luna, a unos conejitos como los que habían matado a Eva, pero esta vez les acompañaban otras criaturas del bosque. Consiguió distinguir zorros, tejones, linces, víboras, jabalíes e incluso, gatos y cabras montesas. Como escarpias se le pusieron los pelos. Dejó de mirar a los animales y se metió en el agua. ¡Qué fría! Lo peor es que delante de el, al otro lado del río, también se congregaban más de esos animalitos. No se metían en el agua, pero Joaquín se vio atrapado sin salida. Le castañeaban los dientes cuando algo le mordió la pierna, llevándose un buen trozo de regalo.

– ¡Aaaah! ¿Pero qué…?

Ese algo lo hundió en el río, creía que se ahogaba. El pánico se apoderaba de su ser y el intentaba por todos los medios salir a la superficie para respirar. Allí no había pirañas, ¿qué sería aquello? Se llevó otro bocado en el costado y esa herida le dolió aún más. Joaquín gritó, casi asfixiado al asomar su cabeza para respirar. Pudo ver como saltaban los peces que le atacaban a su alrededor. ¡Eran truchas!  El Horcajo se vio teñido de rojo sangre.

– ¡Joder! ¡Os convertís en cualquier cosa! ¿Qué es lo que queréis? ¡Lo haré, pero no me matéis!

Sus esperanzas de ser salvado por AX-7, desaparecieron a la vez que las truchas, con una fuerza descomunal, le propinaron unos aletazos que lo lanzaron fuera del agua, a unos tres metros de altura. Un pequeño grito le dio tiempo a dar, antes de que un búho bien grande lo trincara con sus garras en el aire, clavándose como púas en los hombros. Joaquín pataleaba inútilmente en el aire. Entonces unos mirlos se le acercaron en bandada y le sacaron de cuajo el ojo izquierdo, le picaron por todo el torso y  la cara. Cada nuevo dolor le parecía más horrible que el anterior. Ahí entendió que iba a morir y antes de creer desvanecerse pronunció sus últimas palabras, aún sabiendo que nadie iba a poder escucharlas.

– Estés donde estés. Te quiero, Sandra. Perdóname.

Otro búho llegó y clavó su pico en la barriga del muchacho, pilló su intestino delgado  y tiró de el.Los mirlos y los otros búhos que llegaron , se peleaban por ver quienes sacaban más entrañas de su interior. La sangre chorreaba a borbotones y eso aún lo pudo sentir; causándole una tremenda impresión, verlo con el ojo que le quedaba. El búho que lo mantenía, incomprensiblemente, en el aire, lo soltó, yendo a caer entre las otras bestias de la fauna transformada de Trévelez. Al estrellarse contra el suelo, se partió el costado y la pierna derecha. Sus propias tripas le cayeron encima. Joaquín murió, pero esos animalitos no tuvieron suficiente y se dedicaron a destrozar cada célula de su cuerpo.

Escrito por Luis M. Sabio

Anuncios

20 comentarios

  1. ¡¡Hola!! Ya estoy oficialmente al día con R9. Me quedo con la frase esa de “no he podido evitar fijarme en que te falta un pie”; mezclas terror y humor como nadie, y con las referencias a nuestra Almería. Además, por tu culpa nunca más podré mirar a las truchas de la misma manera. A ver cuándo saco otro rato, que “Los niños perdidos” se me están acumulando, aunque en realidad lo leí hace mucho mucho tiempo 😉 ¡Muakis!

    junio 9, 2012 en 6:39 am

    • Bienvenida de nuevo a este rinconcito infernal. Me mola que te haya gustado. Almería la llevo en la sangre y no puedo evitar que aparezca en mis relatos. Por lo menos como mención y depende del relato que se trate. Siempre me gusta mezclar géneros y puede que a veces no funcione, pero mira tu por dónde va Replicante…empezó por un comentario de cachondeo durante nuestro viaje en coche y fíjate la que he liado. Con los niños perdidos ya te irás poniendo al día y refrescarás la memoria.
      Gracias por tu comentario y que sepas que te quiero como la trucha al trucho. Je je ;D

      junio 9, 2012 en 6:48 am

      • ¡Eres entrañable, chocho! 😀 Yo también te quiero. ¡Muakis! 😀

        junio 9, 2012 en 6:51 am

      • Danke!!!!!! Mil ochenta y cuatro besos te atacarán por la ventana esta mañana y otros treinta mil a lo largo de la vida. Ya te dije que Rammstein era la caña, que bien que el tema Rosenrot te haya convencido de ello.
        Espero tu regreso.

        junio 9, 2012 en 7:03 am

  2. Ostras he empezado a leer el relato y me ha gustado, pero he parado porque creo que mejor que empiece a leerlo desde el principio, no crees? Así no me pierdo na… jejeje

    Por cierto he visto esa viñeta caracolera por ahí! MUCHAS GRACIAS!!!!

    Un fuerte abrazazo!!!

    junio 10, 2012 en 9:32 pm

    • Desde luego que es mejor empezar desde el principio para entender la historia, pero me alegra de que te haya molado. No sé hasta donde has leído para convencerte de leerlo desde el capítulo 1, pero estoy super-contento de vengas por aquí.
      ¿Cómo no iba a poner yo esa novedad/oportunidad de que la peña pueda ver tus caracolillos en mi blog? No lo pude resistir.

      P.d. RETO MALVADO: Tú que sabes dibujar, ¿te atreverías a transformar en imagen la escena de “Replicante” que más te llame la atención?
      (POR SUPUESTO que SE ADMITEN “CAMEOS BABOSOS” jeje)

      ¡¡Saludos y gracias por venir al infierno un ratito!!!

      junio 12, 2012 en 12:57 am

  3. Tu imaginación no tiene límites, esto se te da de miedo y nunca mejor dicho, suavizas a la perfección en determinados momentos y me haces reír. Eres tan estupendo escribiendo como persona.
    ¡Un beso muy grande,pero que muy grande!

    junio 14, 2012 en 11:44 pm

    • Gracias mi querida Lola, siempre tan cariñosa con unas grandes palabras. Eres mi super-cocinera de internet. ¡Quiero probar esa tarta de picotas! Sabes que se me hace la boca agua con tu página, quizás sea por el amor y cariño que le pones a tus recetas. ¿O serán tus manos habilidosas? Besos de parte de mi madre, que siempre me está preguntando por tí y como no sabe meterse en esto de internet, me tengo que poner con ella. Sin ir más lejos, como le hablamos de lo bien que nos salió el pollo al limón, miel y mostaza, pues ella no iba a ser menos y le salió riquísimo.
      Por cierto, desde aquí te mando la enhorabuena y te envió suerte en la participación de La Universal Radio.

      Un abrazo tan grande como Marte llegará y te aplastará con mucho cariño de mi parte. Sevilla tiene un color especial y creo que es por culpa tuya. Te espero pronto por aquí.

      Besitos de fresa.

      junio 15, 2012 en 1:18 am

  4. Locura y enajenación literaria el totum

    junio 18, 2012 en 6:05 pm

    • ¿Y eso es bueno o malo? Si es algo que se come, dímelo para guardarlo en el congelador.
      Bromas aparte, agradezco que hayas pasado por el infiernito a saludar.
      Si, estoy muy loco, que voy a la carnicería y no saco ni número para comprar.
      Espero que te haya gustado, esta historia aún no ha acabado.

      Hasta pronto Laikeva!!

      junio 18, 2012 en 6:40 pm

      • Nada que agradecer, es un placer. Las ocupaciones, los exámenes me han tenido alejada de los amigos y del propio blog. El sábado a Inglaterra por 12 días…cuando vuelva comentaré tu blog con insistencia.

        junio 18, 2012 en 6:59 pm

      • Wow! El placer es mío de saber que volverás. Le voy echando vistazos a tu blog, pero no sé si te comenté algo alguna vez. Te sigo hace un tiempo desde wordpress y te deseo un buen viaje a Inglaterra ¡Qué guay! (Lo último que he leído fué Daniel y me gustó)
        A pasarlo bien se ha dicho, yo seguiré trabajando y escribiendo.
        Fiesta, fiesta, fiesta. Mucho baile y cerveza!

        Hasta pronto!

        junio 18, 2012 en 7:27 pm

      • Gracias, jajaja que way el dibu… pero no creo que pueda celebrarlo con semejante despiporre, ainssss.

        Bsos.

        junio 18, 2012 en 7:53 pm

      • KEEP CALM & ENJOY YOUR LIfE!
        JEJE

        junio 18, 2012 en 10:10 pm

  5. Rak

    Ha sido increible, pero esto no se puede quedar asíííí, te quedas con ganas de más…..
    Me has sorprendido muchísimo y sólo he leido Replicante, me encanta.
    No dejes de escribir que llegarás lejos, ya te lo he dicho varias veces.
    Muchos besos…….

    julio 21, 2012 en 11:53 pm

    • Muchas gracias guapísima…¡Vaya enganche que te pillaste con “Replicante”! Me emociona leer las palabras que me dedicas. Personas como tú hacéis que este blog sea increíble y no yo. Por aquí te espero ahora y siempre para la continuación de la historieta y las que están por llegar. Llevo un mes sin publicar nada, pero es porque la vida me ha cambiado un poco y no dispongo del internet a mi antojo aún. Eso se arreglará. Un abrazo y un estrujón!!!!!

      julio 22, 2012 en 12:43 am

  6. ROSANA

    aqui estaba sin poder dormir y he pensado ostrasss replicante!!!!!!tengo que acabarlo!
    dios mio dios mio dios mio luismi…..,de verdad es lo unico que tengo en la cabeza jejeje….demasiao.chulisimo,el final ufff…..mis tripas…jejjeje.

    eres un makina y lo sabes,y si no,ya te lo recuerdo yo.
    me ha hecho gracia el “chupate esa hijo de puta”…jejje se nota la influencia de verano azul and palabrota en la misma frase. xd,yo hubiera dicho tooooma que te follen zorra!!!ajjajaja

    te quiero bicho

    julio 29, 2012 en 7:45 am

    • JAAAAAAAAAAAAAAAAAJAJAJAJA Thank you! Rosanica power! No me esperaba tu comentario a esta hora tan temprana. Me congratula que Replicante te esté molando mientras va llegando al final. Y esos piropos me sonrojan, pero ¿influencia de verano azul? Como no lo digas por el Piraña no lo entiendo jajajaja. Las palabrotas van de serie y AX-7 se adapta al vocabulario andalú de ehte lao
      La Barbie zombi
      Un besaco enorme, Barbie mía y gracias, gracias, gracias por pasarte y comentar.

      julio 29, 2012 en 11:05 am

  7. rosana

    jajjajjajjja ajjaj es que en verano azul insultaban tipo:bobo!!!chupate esa,jopetas!!! xdddd,de ahi mi comentario amoreeeee

    julio 29, 2012 en 11:57 am

    • Ahhh vale, pues entonces sí, ya sabes que esas cosas salen del subconsciente jajajaja

      julio 29, 2012 en 11:59 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s