Matando moscas con el rabo

REPLICANTE: PARTE 8

Los tres amigos se miraban mútuamente y luego hacia el arbusto con una tensión que parecía poder rasgarse con un simple susurro. Se encontraban temerosos por desconocer lo que se ocultaba tras esos matorrales y de pronto la incógnita se dejó ver.

– ¡Es un conejo!- exclamó Sandra; así que suspiraron aliviados mientras veían al animalito de color marrón claro que les observaba con su simpática forma de olisquear a su alrededor.

– Qué susto que nos ha dado el jodido.-dijo Joaquín.

– Con lo bonito que es. Mirad qué orejitas más graciosas tiene, como las tensa para escucharnos.- decía Eva mientras se acercaba al animal.- Ven, bonito.-dijo extendiendo el brazo, pero el conejo no se movió del sitio.- Es que mis abuelos antiguamente criaban a sus animales de corral en el pueblo. Así que crecí con ellos…los conejos y las gallinas eran mis animales favoritos. Me encantan, son adorables por mucha peste que luego huelan.

Joaquín y Sandra la observaban, pero él no dejaba de mirar de un lado a otro, pues no olvidaba el motivo por el que se encontraban en mitad del bosque de Trévelez a esas horas de la noche. Los pájaros no cantaban, el silencio reinaba y menos mal que la lluvia había cesado con su húmedo incordio. A todo esto, Eva estaba cada vez más cerca del conejo y a Sandra le asaltó una duda repentina.

– Que cosa más rara.- le comentó a Joaquín- Lo lógico sería que el animal huyese de ella, no que se acerque y se quede ahí mirandonos. ¿No?

– Pues ahora que lo dices, si que es extraño…-comenzó a decir él. Pero justo en el instante que Eva se agachaba ante la criatura para intentar acariciarla, otros ocho conejos aparecieron de la nada para rodearla. De esto ella no se había dado ni cuenta y sus amigos vieron a esos conejos acorralandola cada vez más sin dejar el ritmo compulsivo de sus hociquillos.

– ¡Cuidado Eva! ¡Ésto tiene que ser una trampa!- gritó Sandra.

Eva, al escucharla, dejó de prestar atención al conejo para incorporarse bruscamente y con las mismas darse la vuelta y contemplar lo que a su amiga había alarmado tanto. Se quedó atónita, pues jamás había visto nada igual desde Blancanieves y estos no parecían venir para bailar y cantar. En segundos, mientras le pasaba esa chorrada por la mente, más conejos salieron de sus escondites y ya se podían contar más de veinte. No supo reaccionar, quedando paralizada y observando a esos bichejos como la miraban a ella…con lo bonitos que eran, ahora de estos no tenía la misma opinión.

Joaquín miró al suelo buscando desesperadamente algo para arrojarles y espantarles. Vio unas piedras de mediano tamaño, que no dudó en recoger y lanzar. Acertó de pleno contra el cráneo de uno, que lejos de salir huyendo o caer abatido por el golpe, se convirtió en una nube de luciérnagas verdosas y luminiscentes. Cual enjambre de abejas, salieron volando en dirección a su agresor y al estar Sandra a su lado, también se convertía en su objetivo. Ambos, de forma instintiva, se dispusieron a salir corriendo para proteger sus vidas, pero unas raíces brotaron de la tierra y les sujetaron los pies firmemente impidiendo su avance. Cayeron al barro  escuchando los llantos de Eva.

Eva se había orinado encima por la situación y por si no había tenido bastante, aquellos conejos, ahora incontables para ella, iluminaron sus ojos del mismo color de las luciérnagas que estaban atacando a sus amigos. Uno de ellos saltó hacia su rostro y antes de propinarle un manotazo para apartarlo, consiguió ver unos dientes afilados de color metal. Definitivamente, no eran conejos normales…Luego se le complicó más, no paraban de atacarla ,así que ella repartía patadas, pisotones y manotazos a diestro y siniestro. Luchaba por sobrevivir, pero consiguieron morderle las piernas, desgarrando sus músculos y tendones. Sintió un tremendo dolor,  pero no le dio tiempo a quejarse por el cuando otros tres o cuatro le atacaron los brazos y quedaban enganchados a ellos. Le vencieron las piernas y perdió el equilibrio cayendo de lado entre la masa de conejos. Ella gritaba, pero nadie podía ayudarla ya, pues lo último que sintió es que le arrancaban las orejas y cada vez más partes de su cuerpo. Se desmayó y cerró el ojo que le quedaba por última vez en su existencia, pensando que estaba siendo devorada por extraños conejos híbridos o algo parecido. Estuvo equivocada, pues no estaba siendo devorada, sino que estaba siendo descuartizada en pedacitos por “destructores” con la apariencia de esos animalitos que despertaban bellos recuerdos de su infancia. Pero claro, ella desconocía ese dato, poco importaba ya si su luz se había apagado y lo último que pudo presenciar fueron sus propias entrañas escapando de su interior. Y los conejos jugaban y parecían burlarse. Disfrutaban.

Sandra quiso morirse cuando esas raíces (¡vivas!) se enredaron por sus tobillos, levantándola al vuelo y dejándola cabeza abajo a más de tres metros de altura. Veía como su novio corría la misma suerte a escasa distancia la una del otro. Por un momento se sintió como un murciélago.

Raíces que emergían de la tierra para atraparte y colgarte, era una locura, ¿estaba volviéndose loca?- pensaba Sandra. No pudo más que gritar, agitando los brazos e intentando tomar impulso para poder agarrarse a la raíz que la sujetaba. No quería que la sangre se le subiera a la cabeza, pero parecía más que complicado, algo imposible.

Al fin lo consiguió, creo que pasaron segundos, pero a ella le parecieron horas. Se enganchó y se arrepintió de momento, pues ahora podía ver de dónde procedían realmente aquellas raíces tan monstruosas. Miró hacia Joaquín, que no aún seguía con sus movimientos convulsivos, boca abajo y ella le gritó, pues no podía ser real lo que sus ojos le hacían ver.

– ¡Nene! ¡Mira! ¡Por lo que más quieras! ¡Mira!

Joaquín detuvo sus pasmódicos intentos de huída y miró. Entonces fue cuando lo vio. El árbol con dientes afilados, la bestia que Dani les había descrito cuando apareció de regreso…sin Erika.

– Mierda, estamos muertos.- lo dijo en voz alta de forma involuntaria.

A pesar de sus palabras, Sandra estaba decidida a escapar y comenzó a morder la raíz, aunque sus dientes no consiguieron siquiera arañar la superficie. Aquello estaba más duro que el metal y tampoco es que ella fuera un castor, pero la desesperación, a veces, nos hace realizar actos que jamás habríamos imaginado. Miró hacia la boca oscura con dientes deformes y brillantes en mitad del tronco. Volvió su mirada a su querido y vio que este se había rendido quedando paralizado por el pánico.

– ¡Joaquín, por dios, haz algo! ¡ Que nos va a comer vivos!- le regañó ella. El levantó la cabeza para mirarla a los ojos, estaba algo mareado y contestó mientras las raíces los acercaban más a las fauces del monstruo.

– ¿Y qué quieres que haga?

–  ¡Alto chatarra inmunda! ¡Ha llegado el alma de la fiesta!

Como pudieron, la pareja miró atrás, de donde procedió aquella voz. La bestia se detuvo en eso de abrir y cerrar su boca (si así se le podía llamar) para hacerles sudar del miedo.

Era una chica. Iba vestida con un mono ceñido de color negro. Portaba un arma un tanto singular entre sus manos y esta no dudó en disparar unos rayos verdes con ondas eléctricas del mismo tono a los conejos que estaban bañados en la sangre de Eva. Fue defensa propia, pues esos bichos comenzaron a atacarla. Con los disparos, estos se disolvían en un enjambre de luciérnagas brillantes y verdosas que se dispersaron en varias direcciones. Otras se apagaban de momento, cayendo eliminadas.

– ¡Socorro! ¡Ayúdanos!- gritaron los dos, casi al unísono. La chica disparó primero a las raíces que los tenían atrapados por los pies y luego a la dentadura metálica del gigante. Los novios caían por la ley de la gravedad, pero esa chica los cazó al vuelo con un salto asombroso y se los echó a los hombros. No podía ser humana, pero era buena. Por poco, el monstruo los aplasta a los tres con una de sus ramas más gruesas e increíblemente extensibles. Menos mal que los reflejos de AX-7 eran excelentes.

Dani, que flotaba en la esfera por encima de ella e invisible para los del exterior, se quedó atónito y dejó de quitarse algunas astillas que aún le quedaban clavadas por el cuerpo. En su muñón no quería ni pensar, ya tendría tiempo para ello. Ahora solo le mportaba seguir con vida.

AX-7 , con dos humanos a los hombros y otro sobrevolando su cabeza, corría velozmente para alejarse de aquel árbol grotesco formado por un conjunto de nanobots. Era asombroso lo que disfrutaban con producir terror y sufrimiento a los seres humanos. Tenía que salvar a estos humanos. Tomó una decisión rápida y se detuvo, posando a Joaquín y a Sandra en el suelo. Ambos se fusionaron en un abrazo y se dieron un beso. De esos besos cuando ves a tu pareja tras una semana esperándola.

– Bien.-les dijo- Escuchadme, tengo que elegir a uno de vosotros para enviaros lejos del peligro. No hagáis preguntas ahora. Tendréis respuestas más adelante, si se estiman oportunas.- Los observó por un instante con detenimiento.  Ambos tenían una cara tan estúpida que estaba segura de que si ella fuese humana, se habría reído.-Tú- dijo señalando a la chica.- Tú irás con tu amigo herido, después me ocuparé de tu chico.

– Soy Joaquín,. Me llamo así, gracias por ayudarnos, seas quien seas.- y quedó callado cogiéndole la mano a su novia.

– Eso, gracias.- dijo Sandra.- Gracias por salvarnos. Yo soy Sandra. Encantada de haberte conocido. ¡Ese árbol se movía, era fuerte y tenía una boca enorme con dientes afilados!

-…Sí, ya lo he visto.- contestó AX-7.

– Perdóname, es que estoy un poco alterada.- y le dio un escalofrío.

– Es lógico. Esta situación sobrepasa tu entendimiento humano, lo cual te provoca ese horror.

– Entonces tu no eres humana. vale, te creo, pero, ¿qué eres?

– Dije que nada de preguntas por el momento.- AX-7 levantó su brazo apuntando al cielo y luego lo bajó lentamente.

De pronto, ahí estaba Dani. Le faltaba un pie, pero aún estaba ahí. Los dos se soltaron las manos para agacharse y abrazar a su amigo.

– ¡Estás vivo!- gritaron ambos . Sandra le tocaba el pelo y el rostro para comprobar que realmente Dani estaba ahí.

– Aparta, Joaquín, levanta, que se nos echan encima.- ordenó AX-7.

Este obedeció la orden de su salvadora y tanto Sandra como Dani, desaparecieron de su vista. Lloró ante la posibilidad de que aquella hubiese sido la última mirada que le había dedicado a su novia y eso lo desolaba por dentro.

Esta en cambio, se vio encerrada de repente dentro de una especie de burbuja transparente. Palpó lo que delimitaba su espacio y gritaba el nombre de Joaquín, pero este no la escuchaba y le vio llorar, lo cual la contagió.

– Pero, ¿qué es esto?- preguntó de rodillas frente a Dani.

– Es una esfera teletransportadora.- contestó este.- No te preocupes, aquí estaremos a salvo.- Ella le miró con esos ojos de rimmel corrido y le preguntó, mientras se sorbía los mocos.

– Ésto es una locura, ¿verdad? No es que yo esté loca ni me imagine cosas que no están ocurriendo, ¿no?-

Dani la abrazó. La esfera se movió, elevándose velozmente de tierra firme.

–  No estás loca. Ya nos gustaría estarlo en estos momentos.- dijo Dani, acariciando involuntariamente su muñón.

– ¿Y a dónde nos llevará esta bola?

– No lo sé, supongo que a algún lugar seguro. No sé mucho más que tu, creo. Te haré un resumen por el camino.

– Vamos muy rápido. Me estoy mareando viendo el bosque y las montañas tan debajo de nosotros a la luz de la luna. Pero no noto la velocidad que llevamos. Es raro, ¿tú crees que son extraterrestres?

– No, no lo son.

En ese momento, Dani le contó con detalle lo que le había sucedido esa noche, que tan larga se le estaba haciendo. Comenzó por cuando salió en busca de leña junto a Erika hasta acabar metido en la esfera con ella, volando através de la oscuridad nocturna y adornada de estrellas. Acabando su versión, Sandra hizo lo mismo por su parte, omitiendo detalles íntimos e innecesarios de contar. Acabó llorando por Eva. Recordaba sus gritos. El horror atrapado entre sus amigdalas.

– Espero poder volver a ver a mi media costilla.- dijo.

– No te preocupes por Joaquín. Esa tía es fuerte y conseguirá protegerle.- dijo Dani, muy convencido de sus palabras.

– Eso espero. Eso espero.- suspiró Sandra.

 

 

Escrito por Luis M. Sabio

Anuncios

22 comentarios

  1. Ismael

    Me han encantado los adorables conejitos 😀

    Peeeeeeero… quiero Replicantes 9 YAAAA!!!

    P.D.: Luismi, exijo que no tengas vida social hasta que acabe la saga Replicantes.

    abril 15, 2012 en 9:57 pm

    • Jeje, gracias. Tendréis Replicante 9 antes de que acabe el mes…antes irá otro post de Los niños perdidos y será algo más extensa. La siguiente de Replicante no se quedará atrás en extensión y espero dejaros boquiabiertos mientras la leáis.
      P.d.: Mi novio dice que ni lo sueñes. 😉

      abril 16, 2012 en 1:11 am

  2. MARTA MARTIN

    Madre mia !!! Me encanto de veras… Pero muy corto… Jijiji me uno a la OPINION de Ismael… Muackkkkk

    abril 15, 2012 en 11:35 pm

    • Reconozco que hay más escrito, pero me pudo la ansiedad de publicar. Pido perdón, pero creed que lo hago por vuestro bien…¿No cuela? Sí, lo hago porque estoy muy loco, que cuando voy a comprar a la carnicería, no saco ni número. Estoy muy loco. Soy malote y me encantan los bombones. Otro MUACKA para tí, por si acaso.
      Pd. Un besazo enorme te mando y mis disculpas colgando, prometo darte algo más largo en el próximo post:- Replicante: Parte 9.-

      Gracias por tu visita!
      patinete volador

      abril 16, 2012 en 1:20 am

  3. jjjj, otra que se une a la opinión de Ismael, queremos nueva entrada pero ya. Me ha encantado cómo siempre, pero me has dejado mal cuerpo, a partir de ahora, miraré a los conejos con otros ojos. jjjj.

    abril 16, 2012 en 1:16 pm

    • Vaya rebelión que me ha montado Ismael! jeje gracias por la presión, significa mucho para mí. Estoy en ello. En unos días tendréis el capítulo 2 de Los Niños Perdidos y luego ya se verá…
      Tambor comiendote las entrañas
      Gracias por pasarte a leerme!

      abril 16, 2012 en 5:57 pm

  4. Esta noche se me ha hecho tarde para leer tu entrada, mañana vuelvo para disfrutar del capítulo 8
    ¡Que tengas buenas noches!

    abril 16, 2012 en 11:32 pm

    • Gracias cocinerita! Aaaaaaaaaaaay! Nos leemos mañana.

      abril 17, 2012 en 1:32 am

  5. Ismael

    Rebelión!!

    abril 19, 2012 en 12:57 am

    • ATAQUE ORCO

      abril 19, 2012 en 1:03 am

  6. De vuelta en tu Replicante 8.
    Los conejitos son seres endiabladamente tiernos. Ayer mismo estuve viendo unos cuantos de los de carita hundida ¡Una monada!
    ¡Me haces sufrir! ¡ Y me enganchan cada vez más!
    ¡Estupenda otra vez!
    ¡Un besote enorme!

    abril 19, 2012 en 10:31 pm

    • Muchas gracias, guapa. Me alegro que te ponga los pelos de punta, eso es que la historia funciona.Creo que dices conejos de angora, esos son tan bonitos. Parecen peluches. Gracias por comentarme.
      Ahora, ¿qué pasará con Sandra y Dani?
      Vosotros podéis decidir su destino, espero vuestras ideas.
      Saludos.

      abril 19, 2012 en 11:20 pm

  7. Ismael

    Para Dani: reconstrucción del pie tipo ciborg. Para Sandra: Que saque toda su furia que LLEVA DENTRO y se dedique al menaJe como aBogada. 😀

    abril 20, 2012 en 12:20 am

    • Jeje, muy imaginativo. Por lo visto las chicas tienen el poder en Replicante. Espero más propuestas, venga, venga, que esto se acaba.

      abril 20, 2012 en 1:21 am

  8. En ocasiones veo… conejos! conejos, conejos, everywhere!!! (ya estoy al día con Replicante, ahora me queda ponerme con la otra)

    abril 20, 2012 en 11:21 pm

    • Je je conejera, espero que te haya molado. Un besote muy grande.

      abril 21, 2012 en 2:00 am

  9. Qué intenso Luismico! Yo digo igual que los demás, sigue, sigue y sigue con la historia, q mola!!

    Mañana sigo con la de los niños perdidos shosho 😉 Muaksss!!

    mayo 2, 2012 en 3:08 am

    • Muacka un besaco, muchas gracias.

      mayo 2, 2012 en 3:47 am

  10. Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!Quiero R9 YA!!

    mayo 11, 2012 en 9:45 pm

    • NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero!NO quiero! hasta el infinito y más allá…Aún no está listo para publicar, he tenido unos días ajetreados con asuntos personales (sí, tengo vida social) y estoy de comuniones. En fin, os pagaré la deuda.Te nombro La mosquita alborotadora oficial de sickofhell. Jaja, un abrazo.

      mayo 11, 2012 en 11:59 pm

  11. rosana

    ostrassssssssss sigue sin acabar replicante!!!!!!!!!!que vicio de historia ajajjajaajj.voy a ver si el 9 esta por aqui y se me ha escapao.un besote guapisimo.e..e…e….esto es todo amigos xd!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    mayo 17, 2012 en 9:54 am

    • El 9 aún no lo vas a encontrar, esta montándose como se dice jajaja. Espero que te guste y me alegro de volver a verte por aqui, Barbie.
      Quedan dos capítulos de “Replicante” y están en el horno.

      mayo 17, 2012 en 10:59 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s