Matando moscas con el rabo

Un sentimiento cotardico

Muerto en vida Antes de acabar la historia que os estaba contando, voy a hablaros sobre una enfermedad que no sabía siquiera que existiese (llamadme inculto, si queréis). Y ahí me teníais hace unos años que me encontraba leyendo euforicamente otro libro de Matilde Asensi, que tras descubrirla ese mismo año con “El salón de ámbar”, se convirtió ipso facto en mi escritora favorita. Después de aquel comencé a buscar todas las novelas que ya habían sido publicadas, devorando todos los siguientes y lo seguiré haciendo.

Bueno, no quiero andarme por las ramas, la novela en cuestión era “El origen perdido”. He de decir que es una historia genial y que engancha en demasía como me sucede con todas sus obras, pero me llamó la atención el nudo de la historia que provoca que los protagonistas de la misma  se embarquen en una emocionante aventura por las amazonas en busca de la cura para la enfermedad que sufre el hermano de la protagonista: El síndrome de Cotard. Al principio pensé “Ésto es ficción”, pero como la curiosidad me puede y tenemos enciclopedias en casa (y qué decir de internet), lo investigué más a fondo, pues me pareció una enfermedad terrible de imaginar en mis propias carnes, pero sobre todo, que fuera real y para mi sorpresa, así fue…existe. Me vino a la mente aquello de “Dame pan y dime tonto”.

Los síntomas de esta anomalía psicológica es que el enfermo cree estar muerto, que no existe o que sus órganos se están pudriendo y está claramente relacionada con la famosa hipocondría (me recuerda a la jirafa de Madagascar), también llaman a esta enfermedad delirio de negación o delirio nihilista.

El nombre lo recibe por su descubridor, Jules Cotard, que en 1880 habló abiertamente de ella durante una conferencia en París. En concreto sobre una de sus pacientes que denominó Mademoiselle X, la cual negaba la existencia de varias partes de su cuerpo, de Dios y el Diablo…y que no necesitaba ningún tipo de alimentación, estaba muerta en vida, vamos.

Acabé teniendo pesadillas con esta enfermedad, independientemente de la historia que leía en la novela, en la cual es algo más secundario. Me pareció terrible la idea de que alguien se pueda auto-convencer de estar fallecido, de llegar a tener la paranoia de oler a podrido, alucinando con estar deshaciéndose desde dentro y a veces que su corazón ha dejado de palpitar. Existen varios grados, por decirlo de alguna manera, de esta atípica enfermedad.

No soy un gran entendido en ésto, pero si sé que si uno piensa fervientemente que le duele la cabeza, mucho, puedes acabar provocandote fiebre (experiencia propia para no ir al cole, me subía la temperatura las décimas suficientes) y otras me daba angustia teniendo que vomitar sin remedio…pero de ahí a creer que estoy muerto hay un paso muy grande que no entraba en mi concepción.

Espero que cierta Cecilia Salvaje me deslumbre con algún comentario más profesional sobre la enfermedad de la que hablo, pues su profesión es la idónea para darme una opinión más específica sobre el tema.  Y como me gusta la interacción y soy algo masoca, ¿Conocéis alguna enfermedad extraña que os inquiete de sobremanera? Venga os reto a que me deleitéis con vuestras aberraciones mentales.

Saludos paranoicos y un abrazo de dos vueltas a todos vosotros que estáis ante la pantalla.

JULES COTARD

Por Luis M. Sabioel origen perdido

Anuncios

29 comentarios

  1. ¡¡Hola!!

    Muchas gracias por nombrarme, enlazarme y pedirme “ayuda”, aunque no sé si seré capaz de dar lo que esperas, puesto que el campo de la Psicología es soberanamente amplio y es complicado saber de todo 🙂

    Te felicito por tu buena entrada y por contribuir a ilustrar a esta sociedad.

    Había escuchado hablar de la enfermedad, pero no soy muy ducha en ella, pero según te leía veía que es uno de los tipos de esquizofrenia (de hecho cumpliría los criterios necesarios), la paranoide, como aquel que se cree que le persiguen, aquel que crees que es la personificación del hijo de Dios, o aquel que ve ovnis. Y resulta que esta es del subtipo nihilista y es tan atractiva que le dieron nombre propio.

    Muy interesante y te remito al DSM IV TR para que veas características de los trastornos psicóticos, en general son trastornos mentales muy atractivos debido a los sorprendente de su condición y característica.

    Espero haberte servido 🙂

    Y aunque no tiene que ver, también me ha recordado a la del vampirismo: http://es.wikipedia.org/wiki/Vampirismo

    febrero 1, 2012 en 8:54 pm

    • Muchas gracias Cecilia Salvaje por acudir a mi llamamiento, por supuesto que me has servido de ayuda y muy interesante lo del DSM IV TR, que no tenía ni idea de lo que significaba. Ahora está un poco más claro…y me aterroriza aún más. Me ha gustado lo del Vampirismo, ahora sé que sufro el síndrome de Renfield. je je!

      febrero 1, 2012 en 9:33 pm

  2. A su servicio 😀

    febrero 2, 2012 en 4:50 pm

  3. Nunca había oído de esa enfermedad, pero me parece horrible.
    El poder que tiene la mente sobre nosotros es extraordinario y los trastornos graves de conducta llevan a la desgracia y al dolor a muchas familia

    febrero 5, 2012 en 5:21 pm

    • Muchas gracias por pasarte y opinar, Chary. Siempre se aprende algo nuevo, que el saber no ocupa lugar mientras el disco duro no reviente. Un abrazo.

      febrero 5, 2012 en 11:18 pm

  4. Interesantísimo, me ha gustado mucho este post Luismi, has hecho q me interese por seguir leyendo, me encanta como cuentas las cosas, te animo a que escribas más post de este tipo 😉

    febrero 11, 2012 en 12:06 am

    • Muchas gracias Brujilla, haré un esfuerzo titánico para cumplir tu deseo (y los que me pidáis) Me alegro de que te haya gustado, un besaco guapa.

      febrero 15, 2012 en 12:52 am

  5. MARTA MARTIN

    Todos somos incultos en algo.. Estaremos aprendiendo toda la vida… Curiosa e interesante tu entrada… Y no no conozco ninguna enfermedad rara.. Aunque he vivido 22 años con una persona a la que amo y amare toda la vida… Que tenia Parkinson y demencia… Y es tristísimo… Fuerza para toda la gente que pase por situaciones similares o diferentes… Muackkkk

    febrero 15, 2012 en 11:51 pm

    • Es lo sorprendente del ser humano. Que sea capaz de aprender siempre cosas nuevas e interesantes (o siniestras) Como aquel dicho tan re-dicho: EL SABER NO OCUPA LUGAR. Y muchas las aprendes hasta sin querer. Respecto a lo del Parkinson, lo he vivido con mis abuelos que en paz descansen (y les mando besos desde aquí) y es una enfermedad muy dura también. Gracias por tu visita y por tu página face de amigos bloggers. Hasta siempre.

      febrero 16, 2012 en 12:44 am

      • MARTA MARTIN

        Xdxdxd parece que te vas a la guerra… Jijiji muackkkk

        febrero 16, 2012 en 12:47 am

      • Mi no comprendo ketudíse. Nein, Nein, Nein, Nein.

        febrero 16, 2012 en 12:55 am

      • MARTA MARTIN

        Xdxd que susto… Esa foto!!! Jajaja

        febrero 16, 2012 en 12:57 am

      • aaaaaaaaaa

        febrero 16, 2012 en 1:02 am

  6. rosana

    pues yo tampoco conocia esa enfermedad luismi,me he quedao flipailla vamos.
    las que mencionan los demas,sea cual sea,son realmente tristes y preocupantes,el poder de la mente hijo….yo hace años tuve una especie de depre y no sabes como se te va la pinza,no quieres saber na de nadie ni atiendes a razones ni nada(asi estoy xd).

    tomo nota de los libros de matilde cariño.

    te dejo un enlace de una historia que me sorprendio y entristecio mucho hace tiempo,padecia amnesia extrema,he estao buscando la historia en san google xd.besos!!!!!!

    http://www.publico.es/ciencias/27841/seis-enfermedades-mentales-poco-comunes

    febrero 21, 2012 en 6:52 am

    • Gracias guapísima y te prometo que sus libros no te defraudarán. No quiero volver a leer que estás tan mal, hija, que cosas peores hay en el mundo…no sé, piensa en esa foto con tu niño saltando en las playas de Punta Cana.

      febrero 21, 2012 en 4:15 pm

  7. Interesante delirio. Verdaderamente digno de ser incluido en una obra literaria. Sé lo que significa vivir con un trastorno mental. He sido psicótico maníaco-depresivo desde la niñez (eso que eufemísticamente llaman ahora trastorno psicoafectivo bipolar) y he vivido tiempos malos y tiempos peores. La risperidona fue lo que mejor toleré y más me ayudó durante seis años, seis años de improductividad y horripilante falta de creatividad, más horrible que ser un “cotárdico”. Quetiapina (a dormir), ácido valproico (pobre hígado mío), haloperidol (alucinaciones incluidas en el menú). Ya no uso antipsicóticos (que me dejaron movimientos parkinsonianos como obsequio) y desde 2010 me volqué de nuevo a la escritura, en la que me inicié cuando escribí mi primer cuento a los doce, en 1977. La escritura es ahora mi eutimizante y prefiero estar en una montaña rusa (y encerradito en mi cueva, donde no daño a nadie) que caminar idiotizado por las calles. Si quieres ver mi apariencia física hay una foto por allí en la Red, de una página de la comuna de Getxo, Algorta, en la sección de literatura, adonde he sido llevado como invitado, ya que no vivo en España. Te escribo desde Guatemala, en América Central, al otro lado del charco. Saludos, y gracias por visitar mi casa y quedarte a cenar.

    marzo 25, 2012 en 1:18 am

    • Muchas gracias por pasarte y comentar. Tienes un blog interesante que he descubierto hoy, gracias por seguirme. Espero que ya estés mejor, por lo menos escribes bastante. Un saludo y te invito a que vuelvas.

      marzo 25, 2012 en 2:11 am

  8. tony

    No tenía ni idea de esa enfermedad,o sea yo también soy un ignorante…debe ser algo terrible…y es increible el poder que tiene la mente sobre el cuerpo…me recuerda a las torturas nazis,que te decían que te iban a cortar las venas,ponían el sonido de goteo y la gente moría de verdad…

    octubre 5, 2012 en 12:33 pm

    • Ya te digo, es para fliparlo en colores. Los nazis es que fueron unos hijoputas de cuidado. Sin corazón y su alma se pudrirá con las demás aquí en el infierno…tiene sitio reservado en lo más hondo de aquí, donde las torturas son constantes y salvajes. Seguirán sintiendo un dolor eterno aquí.

      octubre 5, 2012 en 8:46 pm

  9. Si hay algo en lo que verdaderamente creo es en el poder de la mente. Tengo un amigo psiquiatra y aunque no es muy dado a comentar sobre su trabajo, sé que tuvo un paciente que estaba cojo al que no le encontraban una razón física para la cojera y resultó ser una especie de castigo que se infringía inconscientemente a sí mismo. Es alucinante.

    octubre 5, 2012 en 1:25 pm

    • Es curioso lo del cojito ficticio. La mente es muy mala, a veces. Hay un libro que está leyendo mi compi Silvia que se llama “Los poderes ocultos de la mente”de Enrique de Vicente y dice que está muy interesante.

      octubre 5, 2012 en 8:51 pm

  10. Me gusta como escribes, siempre es bueno saber algo que no conocías, nunca he oído hablar de esa enfermad, aunque el mundo esta lleno de enfermedades que solo tienen un 1% de la sociedad como es la enfermedad de los huesas de cristal, hay otra en la que no se siente dolor, ni frío ni calor, etc, son enfermedades que te sobrecogen, porque con cualquier mínima cosa acaba con tu vida

    octubre 5, 2012 en 8:44 pm

    • De pronto siento un escalofrío recorrer todo mi cuerpo. La de los huesos de cristal la conocí por la peli de “El protegido” de M. Night Shyamalan (la tenía el personaje de Samuel L. Jackson. Hay enfermedades realmente chungas en el mundo a pesar de tratarse de un mínimo porcentaje de población.
      Gracias por pasarte a comentar.
      soy malo

      octubre 5, 2012 en 8:54 pm

  11. Holaaaaaaa, he preparado mi cafecito y me vine corriendo para acá, mi butaca sigue en primera fila. Jijijijiji.
    Estoy asombrada con lo de ésta enfermedad, me parece algo loco, pero tristemente existe. Talvés pueda asociarse con la hipocondria, pensar que tienes todas las enfermedades que escuchas y sentir los síntomas.
    El poder de la mente, es un arma poderosa, que si no controlas te puede aniquilar lentamente, siempre hay que usarla de forma positiva.
    Una entrada super, super interesante, te felicito y gracias por compartirla.
    Te dejo un ramillete de cariños!

    octubre 6, 2012 en 12:41 am

    • La mente puede ser realmente salvaje si la usas en tu contra, al igual que si lo haces a tu favor. Pero esta forma de “morirse en vida”, me parece atroz.
      Yo también quedé impresionado, bastante de hecho y por eso publiqué esta entrada hace un tiempo (fue de las primeras)
      Quería volver a compartirla para saber la opinión de quienes no la leyeron en su momento. Como siempre es un gusto el tenerte por acá. La butaca la tienes ahí, estoy pensando en decorarla con clavos oxidados y cuchillas de afeitar. No sé, ¿a ti que te parece?
      Gracias por venir!!!!

      octubre 6, 2012 en 1:22 am

  12. Excelente idea… quiero fotos, fotos… jijijijiji. Ah! porfa, nada de electricidad para mi silla, le temo a la corriente, mejor cojines rellenos con plumas de cisne.
    Besitos de colores!!!

    octubre 6, 2012 en 5:48 pm

    • Plumas de palomas llenas de alquitrán para prender fuego.Vas a estar calentita, calentita. Esto es el infierno, no el Ritz*****
      jajaja, ¿de qué quieres fotos? Si dije hace tiempo q mandáseis fotos lokas o curiosas a mi página face para una entrada y no me hizo caso más que Marta y Javi Frutos. jajajaja. Ya tendréis fotos, tengo unas entradas interesantes en marcha con fotos exclusivas hechas por moi.
      Besos!

      octubre 6, 2012 en 5:55 pm

  13. Jijijijiji… me haz hecho reir. Yo me refería a fotitos de la “butaca de torturas”.
    Buscaré y te enviaré una de mis fotitos a tu muro de face, a ver que te parece, espero verla en tus entradas interesantes.
    Tenía frío, aquí está lloviendo duro, parece que el fin del mundo está cerca…., pero con el calorcito que hace aquí, estoy más que reconfortada. Así que alistaré baterías para volver.
    Besotes!!!

    octubre 6, 2012 en 6:23 pm

    • Veré lo que puedo hacer….tu empieza a temblarrrr y prepara el trasero por si acaso.

      octubre 7, 2012 en 1:20 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s